domingo, 13 de septiembre de 2009

Crocs

crocs.jpg Hace algunos años los vi por primera vez en los piececitos de una sobrina, me parecieron horribles y además eran carísimos para ser zapatos de plástico, pero en fin en gustos y colores... en el momento definitivamente nunca pasó por mi mente comprar unos para mi hijo, ni loca!

Han pasado los años y para las clases de natación del Bernardo tenía que ir sin zapatos ó con algún tipo de zapato de plástico para entrar en la zona de cambio de ropa y duchas, iba sin zapatos hasta que a una amiga el marido le regaló unas Crocs rosadas que ella no iba a usar porque detesta el color (y el modelo) así que me las dio y fueron perfectas para ir a la piscina. Un día en una tienda estaban las Crocs en promoción (9 libras!!!) y el Bernardo quería unas verdes como las que tenía su mejor amigo, así que se las compré...y él ahora las adora!

Todo esto para decir que fui de viaje con esas horribles Crocs rosadas, que me las puse casi todos los días a pesar de que el glamour se acababa en los pies, que con los pies hinchados han resultado como caídas del cielo, que pude caminar horas con ellas sin medias, sin lastimarme y sin dolor de pies, que me han resultado increíblemente cómodas y me encanta la sensación de suavidad cuando piso y que nada me roza. Ayer caminé por un par de horas con los zapatos de cuero más cómodos que tengo y al llegar a mi casa no podía más con el dolor de mis pies, así que ahora creo que me voy a comprar unas de mi número (las que tengo son un poco pequeñas!) y en otro color, es decir me he convertido en una fan de estos horribles zapatos de plástico!

6 comentarios:

  1. Otra que se rinde ante la comodidad de los H O R R I B L E S
    crocs, que aqui en casa se llaman FROGS. Yo tengo unos verdes que mis pies adoran pero no el resto de mi ser. Bienvenida al club.

    ResponderEliminar
  2. Anónima, creo que nos toca hacernos las locas, los pies eligen solos jajajaja.

    Fabi, es que son tan cómodos, se limpian fácil, son livianos en fin...

    ResponderEliminar
  3. Ah, yo pensé que era la única que no las usaba porque les parecía horribles...

    Mirá que me probé muchos modelos pero no hubo caso! Las hay un poco más angostas que las comunes y en Singapur encontramos un local donde se vendía todo Crocs y mi marido compró unas ojotas que le sirve para el gym. El modelo de ojota está bueno.

    ResponderEliminar
  4. no conozco estos. Voy a googlearlos :)

    ResponderEliminar
  5. UY!!!!

    Yo no las uso por las mismas razones que tu. Ignacio si tiene, se las regalaron y son tan cómodas (acá venden miles de marcas pirateadas)

    No creo que vaya a ponerme unas NUNCA, es capaz que me gustan y ya suficiente tengo con las birkenstock que amo!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar, comentar y leerme!